30 años después aparece una colección de coches clásicos americanos | Solo imagina que frente a ti se encuentra un enorme portón de madera. Luego de abrirlo aparece ante tus ojos una enorme colección de autos que se mantuvo oculta e intacta por 30 años. Es como encontrarse de frente con la Navidad.

Considero que muy pocas personas en el mundo no han llegado en algún momento de su historia de vida a coleccionar autos Hot Wheels. Así sucedió con Larry Schroll, la variante es que él los coleccionaba a escala real. Sin ser millonario Larry logró ubicar un lugar en el cual guardar sus autos. Una granja en Pennsylvania. El Sr. Schroll comenzó con su afición y colección en el año de 1960 y falleció en el año 2018. Cincuenta y ocho años coleccionando autos.

Durante todo ese tiempo Larry Schroll logró acumular más de 50 coches en su colección. Al fallecer la familia heredó la granja. Sin embargo, ningún miembro de la familia entiende de autos, por lo que tomaron la decisión de que la mejor alternativa es vender los autos por lote en una subasta y no coche por coche. Para ello consultaron con Matt Murray de Iron Trap Garage quien los ayudó a valorar la colección de Schroll.

De acuerdo a la versión de Murray, el sr. Schroll no manejaba un solo criterio a la hora de adquirir vehículos. Simplemente compraba aquellos coches que le resultaban raros, dignos de ser coleccionados o que le gustaban.

La colección cuenta con varios autos Ford anteriores al año de 1945, lo que incluye un Model T sedan de 1922 y un Modelo A. Un Mercury 55, dos Lincoln Continental de 1962 y 1972 respectivamente. Un Ford Ranchero GT de 1979 considerado un modelo muy raro, por supuesto un Ford Mustang del año 1989.

Gracias al criterio del Sr. Larry su colección cuenta con un modelo Ford T Bucket del año 1923 que fue convertido en hot-rod, que incorpora un motor V8 y las características llamas en los laterales. También un Gremlin X, varios Volkswagen Escarabajos, un Renault 8

Existe un detalle curioso con el Renault 8, de acuerdo a la matrícula que posee, parece que pudo estar circulando por los caminos de Pennsylvania hasta el año 1970. Ya de por sí es extraño encontrar un auto de estos en los EEUU y más aún fuera de California.

La variada colección incluye un Ford Thunderbird del año 1955, un Corvette del año 1973, los cuales con el cambio de unas cuantas piezas y un buen lavado pueden entrar a circular por las calles. Y es que el Sr. Larry Schroll no solo coleccionaba coches, los disfrutaba, pues los usaba.

Toda la colección que incluye juguetes, piezas de recambio y otros objetos diversos estuvieron en la subasta en el mes de junio de 2020 a través de la casa Rentzel’s Auction Service.

30 años después aparece una colección de coches clásicos americanos